La cadena de distribución británica Marks & Spencer ha anunciado que desarrollará un nuevo formato comercial en el segmento de conveniencia de alimentación, con una sala de ventas de unos 3.000 metros cuadrados, en la que se pondrán a la venta entre 1.200 y 1.500 referencias, entre ellas platos preparados. Después de las boutiques de lencerías recientemente implantadas, el distribuidor británico apuesta en el sector del comercio de proximidad, que en Gran Bretaña se cifra en unos 5,18 billones de pesetas, todo ello con el objetivo de salir del bache por el que atraviesa desde hace más de año. Actualmente, las ventas de alimentación de Marks & Spencer suponen el 40% del total, mientras sigue registrando una fuerte bajada en sus resultados del sector textil. Si no se produce ningún retraso, el próximo mes de mayo Marks & Spencer inaugurará en Londres dos establecimientos piloto, que será el inicio de una cadena compuesta de al menos 100 unidades. El anuncio se ha realizado unos 10 días después del nombramiento oficial de Justin King, anterior responsable de Supermercados Asda en el Reino Unido, como miembro de la cúpula de la división de alimentación de Marks & Spencer.