AMDPress.- Mercadona ya tiene licencia para construir una superficie comercial en los terrenos que ocupaba la antigua estación de autobuses de Almería, declarado Bien de Interés Cultural por la Junta de Andalucía. La cadena comercial está obligada a respetar la fachada, obra del arquitecto Guillermo Langle.

Según Juan Megino, concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Almería, esta medida garantiza el mantenimiento, la vigencia y la estabilidad del edificio. Ha sido, precisamente, este grado de protección el que ha obligado a Mercadona a presentar un proyecto que cuida la estructura del monumento.

Asimismo, el edil de Urbanismo cree que la puesta en marcha del establecimiento comercial es positivo, ya que amplía la oferta de la localidad andaluza, que, según un informe comercial realizado por la Administración andaluza, es “muy pobre” en comparación con otras provincias andaluzas.

Una vez iniciadas las obras, el nuevo supermercado, cuya inversión supera el millón de euros, estaría abierto al público en un periodo comprendido entre seis y nueve meses. Asimismo, junto al establecimiento comercial, está prevista la construcción de viviendas, bajos comerciales y aparcamientos.