Aral Digital.- “La gran distribución está demostrando la capacidad que tiene para adaptarse con rapidez a los cambios de los consumidores en un periodo de tiempo tan breve. Aun con estrategias distintas, todas las empresas se han adaptado a las nuevas exigencias del mercado, a la crisis”, asegura Javier Millán-Astray, director general de la Asociación Nacional de Grandes Empresas de Distribución (Anged), en declaraciones exclusivas a ARAL.

Las reducciones de precio, que se han convertido en un vector fundamental para dinamizar el consumo en la actual coyuntura, no tendrán, a juicio de Millán-Astray, efecto sobre las rentabilidades empresariales, ya que “nuestros asociados representan óptimos ejemplos de modelo de eficiencia”. Asimismo, para intentar paliar los efectos de la crisis, el director general de Anged echa en falta una política global desde Moncloa: “Se están tomando muchas medidas aisladas; sin embargo, al existir un problema de confianza, sería mejor abordar la situación con un programa global de propuestas, con un conjunto de medidas coherentes que generasen más confianza en el ámbito empresarial”.

En relación al Proyecto de Ley de Reforma del Comercio Minorista, aprobado el pasado viernes por el Consejo de Ministros, considera que “el Gobierno ha desaprovechado una oportunidad importante para haber acometido una de las reformas estructurales que más necesita la economía española, la del sector del comercio”.

Según argumenta Millán-Astray, organismos tan diversos como el FMI, la OCDE, el Banco de España o el gabinete de estudios del BBVA coinciden en la necesidad de introducir más liberalización en el sector. “Sin embargo, el Gobierno ha optado por una posición neutra, declinando las competencias en las Comunidades Autónomas”.

Finalmente, el director general de Anged enarbola la bandera “marquista” de los hipermercados, más aún en una coyuntura como la actual: “El hipermercado, por su estructura, necesita las marcas. Por tanto, la industria necesita el desarrollo del hipermercado, ya que hay muchas empresas que sólo pueden acceder al mercado gracias a nuestro formato. Por ello, las limitaciones a la expansión que sufre el hipermercado constriñen el desarrollo de muchas industrias”.

Lea la entrevista completa a Javier Millán-Astray en el número 1.563 de ARAL.