Aral Digital.- La cadena británica Morrisons ha facturado 16.897 millones de euros en 2009, que supone un incremento del 6% respecto al ejercicio pasado. Asimismo, las ventas en términos comparables del cuarto mayor operador del Reino Unido también se han elevado un 6%, mientras que el Ebitda (beneficios antes de impuestos) ha totalizado 941 millones de euros, un 31% más que en 2008.

El grupo con sede en Bradford (Inglaterra) ha puesto en marcha 43 nuevos establecimientos a lo largo de 2009, y ha creado 10.000 nuevos puestos de trabajo. En la actualidad, el retailer británico cuenta con 425 supermercados operativos. Por su parte, la compañía también ha visto crecer un 7% el número de visitas de clientes en sus tiendas.

“Morrisons ha tenido otro gran año. Una vez más, nuestros valores y nuestra especialidad en alimentos frescos ha atraído a clientes de todos los lugares, y nos ha posibilitado crecer en ventas y beneficios hasta niveles récord”, explica Ian Gibson, director no ejecutivo de la cadena. El próximo 29 de marzo tomará posesión del cargo de director ejecutivo de Morrisons Dalton Philips.