La cadena de distribución británica Sainsbury ha incrementado sus ventas comparables un 6,6% en el segundo trimestre de 2006. Estos resultados, que excluyen los efectos de la gasolina, registran la séptima subida consecutiva de la cadena.

Justin King, director general del grupo, se ha felicitado por estos resultados, afirmando que “vamos por el buen camino. Iríamos por él aunque el tercer trimestre no sea tan bueno como éste. En este segundo trimestre nos hemos beneficiado de unas condiciones climáticas favorables, prestando especial atención a los alimentos frescos y la gama nutricional en general”.