Nomen Foods ha decidido abordar definitivamente su proceso de internacionalización. La empresa arrocera acaba de aprobar un plan que en los próximos años le tiene que llevar a la consolidación de su marca Nomen en Europa. El primer país elegido para su internacionalización será Francia.

Se trata de un nuevo paso adelante de la arrocera española. La segregación de la Cooperativa -propietaria del 90% de Nomen Foods- en 2018 fue el arranque de un proceso de crecimiento competitivo que ha situado a la empresa en disposición de afrontar nuevos retos.

Hasta la fecha Nomen Foods ya desarrollaba actividad de exportación, pero era exclusivamente a granel y cubría distintos mercados de la riviera mediterránea. Este segmento significaba un volumen de negocio de 4,16 millones de euros. Si bien esta actividad se mantendrá, el nuevo plan da un giro a esta estrategia y, tal como explica Juan Baila, director de exportación, tiene una de sus razones clave “en la mayor valorización que la categoría de arroces tiene en varios mercados centro-europeos respecto al español”.

Juan Baila: “Existe un interés creciente por los productos vinculados al ámbito del Mediterráneo”

 

De acuerdo con los estudios y análisis llevados a cabo por Nomen Foods, Juan Baila apunta a “un interés creciente por los productos vinculados al ámbito del Mediterráneo”, y es precisamente en esta área geográfica en la que se produce arroz a nivel europeo. Y más concretamente, el arroz bomba se ha erigido como una variedad muy deseada por los consumidores europeos.

De hecho, Baila tiene claro que precisamente “la creciente demanda de la variedad de arroz bomba por parte de los chefs de todos los países europeos es una de las fortalezas del plan exterior de Nomen Foods”. De igual modo que otro de los elementos clave es la apuesta por el cultivo ecológico, con una creciente demanda en toda Europa, por el que Nomen Foods hace tiempo que apuesta muy fuerte.