Los hogares españoles consumirán, estas Navidades, cerca de 28 millones de roscones de reyes, lo que supone un incremento de más de un 6% en relación al pasado año. Del total de roscones que se consumirán, más de 15 millones de unidades serán elaboradas por las empresas integradas en Asemac (Asociación Española de la Industria de Panadería, Bollería y Pastelería), lo que representa casi un 55% del total comercializado.

Para Felipe Ruano, presidente de Asemac, el incremento en las ventas de roscones está directamente relacionado con que este año se ha adelantado su comercialización. "Se trata de un bollo que resulta muy interesante para los establecimientos de venta, dado que, coincidiendo con la celebración de las fiestas de la Constitución y de la Inmaculada y dada su cercanía de las fiestas navideñas, los hogares adelantan su compra para consumirlo tanto en el desayuno como de postre en la comida o la cena", indica el máximo representante de la Asociación. Además, prosigue, "es un artículo que se consume y disfruta en familia y se incorpora a la mesa casi como un juego, en el que la búsqueda del premio resulta un divertimento para todos los miembros de la familia, en especial para los más pequeños".

A los roscones que se venían elaborando hasta ahora, de ¾ de kg o de medio kg, se han incorporado los de pequeño formato, entre 200 y 350 gramos, destinados a los nuevos tipos de hogar, monoparentales, personas que viven solas y cafeterías. Estos formatos se han empezado a vender este año desde los primeros días de este mes de diciembre, coincidiendo con la celebración de la festividad del Día de la Inmaculada, que tuvo lugar el 8 de diciembre.

El canal utilizado, mayoritariamente, para su comercialización son las grandes cadenas de distribución, que son conscientes de lo atractivo que resulta este producto. Según Ruano, "los proveedores industriales cubren las necesidades que tienen las grandes superficies para abastecer su gran demanda y también pueden suministrar en muchas ciudades y plataformas logísticas de todo el país. Con métodos similares a los empleados por los artesanos para su elaboración y procurando congelar el producto bien en masa o terminado, los asociados pueden suministrar cientos de miles de roscones en un corto espacio de tiempo".

El roscón de Reyes más solicitado por el consumidor es el elaborado con la receta tradicional, compuesto por una masa brioche realizada con materias primas de primera calidad, con relleno o sin relleno. Dentro de este último formato, el roscón relleno de nata es el más solicitado, con un 75% del total frente a los roscones rellenos de crema, o trufa. También, se van incorporando al mercado, de manera paulatina, la elaboración de roscones con porcentajes mínimos de azúcar.