En una segunda mitad de ejercicio muy complicada, por los efectos de la Covid 19, Borges International Group ha obtenido un resultado consolidado de 23,7 millones de euros, los cuales ha destinado a la reactivación de la hostelería y la restauración así como a la generación de empleo a través de inversiones en sostenibilidad, seguridad alimentaria e innovación. El BAI alcanzado fue de 29,4 millones de euros y el EBITDA de 37,5 millones de euros, reduciendo su deuda hasta los 90 millones de euros.

La facturación ha alcanzado la cifra de 613 millones de euros, un 11,1% inferior al ejercicio precedente, debido principalmente a la reducción de los precios de las principales materias primas que comercializa el grupo, como son el aceite de oliva, las nueces y las almendras, efecto que aún será mayor en el ejercicio fiscal en curso.

Las ventas en mercados internacionales representan un 71% del total de su cifra de ingresos

Las ventas en mercados internacionales representan un 71% del total de su cifra de ingresos, manteniendo su peso respecto al ejercicio anterior. El elevado porcentaje de venta en el exterior se deriva de la comercialización de sus productos en 107 países a través de sus oficinas y filiales comerciales en España, Estados Unidos, Francia, Italia, Rusia, Brasil, India, China, Singapur y Túnez.

Por productos, Borges ha comercializado un total de 307 mil toneladas, de las que en valor destacan los aceites de oliva con un 41% del total de las ventas, seguidos de los frutos secos con un 29% y los aceites de semillas con un 15%, completan el 15% restante las aceitunas, vinagres, pasta de trigo duro, salsas, encurtidos, bebidas de frutos secos y subproductos (harinas de semillas y cáscara de almendra).

En 2021 Borges International Group que cumplirá 125 años de historia, suma 1.181 empleados en el mundo, lo que supone un incremento del 16% en los cinco últimos años. Está presente en 13 países, con 11 plantas industriales y 15 oficinas comerciales. La empresa prepara su 125 aniversario en 2021 con la inauguración de la Casa Borges, un proyecto al que le ha dedicado 2,5 millones de euros en una primera fase rehabilitando el emblemático edificio de Mas de Colom así como adecuando la finca que lo rodea para el cultivo agrícola de pistachos, almendros, olivos y nogales.

La empresa prepara su 125 aniversario en 2021 con la inauguración de la Casa Borges, un proyecto al que le ha dedicado 2,5 millones de euros

La actual crisis sanitaria provocada por el virus ha impactado de lleno a la actividad del sector de la hostelería, bares y restauración, como consecuencia de la paralización de la actividad que ha afectado directamente a la supervivencia de miles de negocios. Con el fin de minimizar las serias dificultades que ha atravesado este canal, Borges, puso en marcha el pasado mes de mayo un plan para su reactivación aplazando los cobros de la campaña de verano y con la donación, para impulsar su reapertura, de 5 millones de envases monodosis, las cuales requieren una mínima manipulación, aumentando la seguridad alimentaria y disminuyendo las posibilidades de transmisión del coronavirus, frente a otros envases que pasan de mano en mano multiplicando las posibilidades de contagio. Estas acciones han supuesto para Borges un esfuerzo económico de 10,5 millones de euros.

Por su parte, las instalaciones de Capricho Andaluz, con su sede en Cabra, han renovado el Certificado Ecosense en la fabricación de cápsulas de tarrinas monodosis con material un 90% reciclado, garantizando así la economía circular. Con esta iniciativa Borges ha sido la primera empresa envasadora de aceite en obtener el certificado Ecosense contribuyendo así a alcanzar el objetivo Estrategia Europea para el plástico en una economía circular” de 10 millones de toneladas de plástico reciclado utilizado para fabricar nuevos productos antes de 2025.

Asimismo, Borges ha formalizado un préstamo por importe de 15,7 millones de euros, cuyas condiciones están vinculadas a la evolución del impacto medioambiental de su producción industrial. Las mejoras orientadas a la producción sostenible a llevar a cabo por Borges, acordadas para la financiación, contemplan la reducción del consumo de hidrocarburo hexano para la extracción del aceite de semillas, y la reducción del consumo de gasóleo para calefacción. Con esta financiación, Borges da un paso más en su apuesta por la sostenibilidad, incorporando por primera vez en el grupo una estructura financiera basada en criterios de sostenibilidad ESG. Gran parte de los fondos han permitido realizar mejoras productivas basadas en criterios de eficiencia energética, así como otras inversiones en materia de industria 4.0.

Borges ha comercializado un total de 307 mil toneladas, de las que en valor destacan los aceites de oliva con un 41% del total de las ventas, seguidos de los frutos secos con un 29% y los aceites de semillas con un 15%

El proyecto agrícola, liderado por su filial de frutos secos Borges Agricultural & Industrial Nuts (BAIN), gestiona un total de 2.571 hectáreas situadas en California, Portugal y España, las cuales incluyen 177 hectáreas del Proyecto Pistacho BAIN fruto de la cooperación vertical con productores, ofreciendo una alternativa para la mejora de la renta agraria, proyecto que en 2022 se prevé alcanzará 500 has, con más de 50 productores adheridos procedentes de las provincias de Huesca, Lleida y Tarragona.

Las nuevas plantaciones de BAIN se rigen bajo criterios de agricultura sostenible. Tras la adhesión a la plataforma EsAgua, cuyo objetivo es posicionar a las empresas españolas como referentes en la huella hídrica y en el ámbito de la sostenibilidad, BAIN aumenta el número de hectáreas certificadas bajo el proceso de certificación GLOBAL GAP (Good Agricultural Practices), uno de los estándares internacionales en materia de buenas prácticas agrícolas y agricultura sostenible alcanzado un total de 953ha.