La Comisión Europea ha dado su visto bueno a la compra de Quaker Oats por parte de Pepsico al considerar que la operación no representa problemas de competencia en ningún mercado europeo. La Comisión ha señalado en un comunicado que “las actividades de ambas compañías son complementarias y no compiten en Europa”.