Por tercer año consecutivo, Chocolates Trapa revalida la certificación IFS (International Food Standards) en su nivel superior para su fábrica, ubicada en la localidad palentina de San Isidro de Dueñas. Sus instalaciones fueron escenario de la entrega del estándar el pasado jueves 23 de enero por parte de Alberto Gómez García, Account Manager, Food & Agriculture de Applus+ Certification, entidad independiente e imparcial de grupo Applus+.

Su principal cometido es ayudar a corporaciones que, como Trapa, buscan perfeccionar el desempeño de sus actividades, demostrar su compromiso con la excelencia, transmitir confianza a sus clientes y consumidores finales y garantizar una total transparencia en toda la cadena de suministro.

María Torío, responsable de calidad de Chocolates Trapa, ha sido la encargada de recibir la certificación, un reconocimiento que, en sus palabras, “nos compromete a una obligación constante de supervisión y mejora de todo el proceso productivo, lo que se traduce en que nuestro producto sea elaborado y envasado con la mayor garantía posible de calidad y seguridad alimentarias”. Se trata de un requisito ampliamente demandado por marcas de gran distribución y clave a la hora de designar aquellos productos del mercado global que son verdaderamente aptos y seguros para el consumo.