Aral Digital.- La fábrica que Clesa posee en Sevilla ha aumentado un 40% su producción desde que el pasado 7 de enero comenzara su actividad productiva. Este incremento se traduce en 130 millones de tarrinas de yogures y postres al año. Asimismo, el aumento de previsión de fabricación ha traído como consecuencia la ampliación de la plantilla de la fábrica en 13 empleados más.

“La buena evolución que presenta Clesa en el mercado de yogures y postres tras ser adquirida por Nueva Rumasa, ha provocado que el plan inicial para esta planta de Sevilla se tenga que replantear al haber alcanzado sólo en tres meses su plena capacidad, debido a los nuevos planes de desarrollo”, explican fuentes de la firma.