AMDPress.- La firma Conservas Vegetales de Extremedura (CONESA) ha colaborado con el Instituto Tecnológico Agroalimentario de Extremadura (INTAEX) dependiente de la Dirección General de Comercio de la Consejería de Economía, Industria y Comercio de la Junta de Extremadura, en el proyecto de investigación “Obtención de Licopeno a partir de productos y subproductos industriales del tomate”.

Financiado con fondos FEDER y coordinado entre dicho Instituto y la Universidad de Extremadura, el proyecto ha derivado en la obtención de una patente que permite utilizar los grandes volúmenes de desechos procedentes de la industria tomatera extremeña (compuesto por pieles, semillas y resto de material vegetal) para su transformación en un producto con alto contenido en fibra alimentaria de alta calidad. Un resultado que cuenta con la posibilidad adicional de incluirlo para enriquecer alimentos como todo tipo de panes, sopas, platos preparados, etc., o bien de presentarlo en forma de polvo, encapsulado, en comprimidos, etc.

Como destaca el Intaex, ya existen varios antecedentes relativos al aprovechamiento de estos residuos, como por ejemplo una patente europea de la firma Del Monte Corporation referente a composiciones colorantes destinadas a colorear alimentos y productos farmacéuticos, obtenida mediante la extracción de compuestos colorantes a partir de pieles de tomate trituradas, utilizando disolventes polares.