Los españoles han aumentado notablemente su consumo de frutos secos desde que se declaró el estado de alarma. La costumbre de tomar el aperitivo en España, su larga conservación y sus propiedades para el organismo, ha hecho que se convierta en uno de los snacks más demandados durante el confinamiento.

Durante las primeras semanas de confinamiento, el consumo de frutos secos aumentó un 36% respecto al mismo periodo del año anterior, y se ha estabilizado en torno al 15% las semanas posteriores

El confinamiento ha provocado una transformación del cliente de Horeca y pastelerías tradicionales, por un consumidor de canales retail y online, que ha trasladado el consumo de frutos secos a su hogar. Como consecuencia, Calconut, empresa española líder en el sector de los frutos secos, ha experimentado un importante repunte del 78% en sus ventas desde que se declaró la pandemia de la Covid-19, sobre todo en su e-commerce.

Calconut ha experimentado un importante repunte del 78% en sus ventas desde que se declaró la pandemia de la Covid-19

Dentro de este repunte de ventas en el canal digital, Calconut ha observado que la almendra y la nuez, en sus versiones naturales y tostadas, junto a los anacardos y los pistachos han sido los frutos secos preferidos durante estas semanas de confinamiento. Respecto a los hábitos de consumo, se ha notado una alta demanda de productos como harina de almendras, almendras en lámina y granito y cremas de cacahuete, como consecuencia de un mayor consumo en el hogar como ingrediente principal de mucha repostería casera y bollería natural.

Por zonas geográficas, el consumo ha crecido notablemente en la Comunidad de Madrid con un 22,7%, seguido de la provincia de Barcelona con un 14,20%. También han aumentado su consumo Alicante (5,18%), Valencia (4,82%) y Sevilla (4,30%).