Aral Digital.- El grupo cervecero Damm ha empezado a trabajar en un nuevo plan estratégico 2012-2016, con marcado acento en la internacionalización, según ha avanzado el presidente de la compañía, Demetrio Carceller, que espera para entonces elevar a 1.000 millones la cifra de negocio.

La actividad de Damm en el extranjero supone ahora un 10% -principalmente Portugal, Estados Unidos e Inglaterra-, mientras que las ventas en mercados internacionales suponen un 4% de la facturación total. “El futuro está fuera, no dentro”, ha señalado, tras reconocer que llegan algo tarde, en un encuentro con medios con motivo de la junta general de accionistas que se celebra en Barcelona.

Para Carceller, el modelo ideal de internacionalización sería a partir de adquisiciones de fábricas en buenas condiciones, como ha sido el caso de la fábrica de Santarem (Portugal), una opción que Damm busca desde hace cuatro años, pero que nunca ha vuelto a encontrar. Además, la multinacional catalana ostenta una participación del 17% en el importador cervecero estadounidense United States Beverage (USB), y Carceller ha avanzado que la intención es alcanzar el 25% para apoyar el desarrollo de sus marcas.

Asimismo, el grupo cervecero mantiene su objetivo de alcanzar el 10% de Ebro Foods, donde actualmente controla un 8,85%, tras las adquisiciones de acciones en Bolsa en 2010. “No volveremos a comprar hasta que no veamos un cambio en el mercado, pero lo que queda por comprar es marginal”, ha sostenido el presidente de Damm.