Después de que se descartarán los posibles brotes de fiebre aftosa en Bélgica y en Francia, ayer apareció un nuevo caso sospechoso en Dinamarca. Mientras que en el Reino Unido se agrava la situación, con 57 focos de la enfermedad detectados y más de 45.000 animales exterminados.