AMDPress.- Ebro Puleva, primer grupo del sector de la alimentación en España, ha cerrado los nueve primeros meses del año con una cifra de negocio de 1.710 millones de euros, con un crecimiento del 28,5%, impulsado en gran medida por la contribución de Riviana y Panzani. El beneficio neto se elevó a 125 millones, lo que supone un incremento del 32,7% respecto al mismo período del año anterior y alcanzar en este tercer trimestre una cifra similar a la obtenida en el total del ejercicio 2004.

La compañía prevé registrar una cifra de negocio de 2.373 millones en el ejercicio 2005, lo que representaría un incremento del 28,7% respecto a 2004. Según las estimaciones de Ebro Puleva, el Ebitda se situará en 294 ME (15,6%) y el Ebit superará los 206 ME (9,5%) en 2005. Por su parte, el resultado operativo crecerá más de un 28%, hasta los 265 millones, y el beneficio neto se incrementará por encima del 21%, superando los 153 millones en 2005.

Siguiendo con los resultados de los nueve primeros meses de 2005, los parámetros de explotación también han experimentado incrementos significativos en este período. En concreto, el Ebitda alcanzó los 205 ME ( 19,5%) y el Ebit los 149 ME ( 12,7%). A pesar de la fuerte inversión financiera para adquirir Riviana y Panzani, durante el período junio-septiembre de 2005 la deuda neta consolidada disminuyó en 92 millones de euros, situándose en 993 millones. Según la compañía, que espera reducir aún más esta deuda a final de año, esto ha sido posible gracias a una acción combinada entre la política de desinversiones en activos y negocios no estratégicos e inmuebles y la generación operativa del grupo.

Por líneas de negocio, los resultados de la división de azúcar continúan marcados por la inestabilidad del sector azucarero europeo. Tanto los anuncios de reforma de la OCM del azúcar como los excesos de stock de los Países del Este han afectado a volúmenes y precios, por lo que las ventas han caído un 12,5% y el Ebitda un 20,5%. Por su parte, la división arrocera continúa mostrando un comportamiento excelente, con un incremento de la facturación del 43,6% y un aumento del Ebitda del 58%, gracias, según Ebro Puleva, a la fuerte posición de sus marcas, líderes en varios países, y a la introducción en Tailandia, Chequia y Polonia.

Por otro lado, las ventas del área láctea han crecido un 5,7% y el Ebitda un 17,7%. “Los acuerdos para el cierre de la actividad láctea de la fábrica de Jerez y su posterior trasformación en una planta de precocinados de arroz, así como para la venta de la planta de Arteixo y la marca Leyma posibilitarán materializar importantes ahorros que permiten augurar un excelente ejercicio 2006”, aseguran fuentes de la compañía. Por último, la división de pasta cumple con las expectativas incluso en un entorno francés difícil, caracterizado por la deflación y la ralentización del consumo. Desde su incorporación al grupo hace cinco meses, la cifra de negocio de esta división asciende a 184 ME y el Ebitda a 24 ME.

La evolución positiva de los resultados durante los primeros nueve meses de 2005 refleja la decisión de Ebro Puleva de crecer en los negocios estratégicos para el grupo e incrementar esfuerzos en los productos de mayor valor añadido. “Las inversiones en Panzani, Riviana y el resto de compras realizadas han paliado el empeoramiento de los resultados de nuestra división de azúcar y permitirán mantener una evolución satisfactoria en 2005, por lo que se han mostrado oportunas en el tiempo, lógicas en su ejecución y exitosas en su contribución”, afirman fuentes del grupo, el primero del sector de la alimentación en España por facturación, beneficios, capitalización bursátil y presencia internacional.