El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Magrama, ha elaborado un estudio sobre el consumo de queso en los hogares españoles en 2013, de cuyos datos se desprende que el consumo per cápita de este producto se situó en los 8,22 kilos/persona/año. Un resultado que, si bien, constata un incremento del 2,1% durante el pasado año, supone una media muy alejada aún del consumo medio europeo, donde se alcanzan los 17,2 Kg /persona/año.

Según el estudio del Panel de consumo, también ha aumentado el gasto en la cesta de la compra en un 2,8%, debido al incremento de su precio medio en un 0.7%, hasta un total de 2.667.467.650 euros. Esto supone que los hogares españoles destinaron un 3,85% del presupuesto medio dedicado a la alimentación, a la compra de este derivado lácteo.

El perfil de hogar consumidor intensivo está formado por parejas con hijos, cuyo responsable de la compra tiene entre 35 a 49 años y de rentas altas y medias. Canarias, Murcia, Valencia y Asturias son las CCAA más consumidoras de quesos. Por el contrario, son el País Vasco y Castilla La Mancha las que menos consumen este producto.

Entre las variedades más consumidas destaca el queso fresco, al que corresponde el 29,9% del total. Sin embargo, en comparación al año anterior, su compra ha descendido en un 1,4% y el gasto en un 1,6%. Resalta el hecho de que éste es el tipo de queso cuyo precio medio es más bajo, habiéndose mantenido prácticamente estable en comparación al mismo período del año 2012.

Hábitos de consumo

Las CCAA con mayor consumo de este tipo de queso son: Valencia, Asturias, Extremadura y Cantabria, frente a Aragón y Castilla La Mancha que destacan por ser las que menos consumo hacen.

El consumo per cápita de queso fresco se situó en los 2,46 kilos/persona/año, lo que supone un incremento del 0,1% en relación al año anterior. Por su parte, los quesos semi curados concentraron el 21,5% del total del consumo, habiendo incrementado su compra en un 4,4%, en línea con el gasto, que ascendió un 4,8%.

El consumo per cápita de los quesos Semi Curados se situó a cierre del año 2013, en 1,77 kg./persona/año, un 5,9% más que en 2012. El mayor incremento en el consumo per cápita de esta variedad de queso se presentó en hogares formados jóvenes independientes, donde ascendió un 13,9% seguidos por los hogares que integran adultos independientes en los que la subida ha sido de 11,7%. Canarias, Baleares, Valencia y Murcia son las CCAA con mayor consumo de esta variedad, frente a País Vasco y Extremadura, las de menor consumo. 

El consumo del queso curado en los hogares cayó un 1,7%, mientras que el gasto se incrementó en un 0,7% a causa del incremento en su precio medio. El consumo per cápita de esta variedad fue de 380 gramos/persona/año. Los mayores incrementos en compra se presentaron en los hogares formamos por adultos independientes, con un ascenso del 13,2%, haciendo un consumo per cápita de 534 gramos/persona/año. Por otro lado, los Jóvenes Independientes fueron los que más redujeron el consumo per cápita de esta variedad en un 40,2%. 

Por último, la variedad de queso fundido se incrementó en consumo durante el último año en un 4,5%, al igual que el gasto en un 4,1%. El perfil del hogar más consumidor de esta variedad está formado por parejas con hijos ( de 3 miembros), coincidiendo con hogares de rentas más acomodadas, y cuyo responsable de la compra no supera los 49 años.

Los hábitos de compra se decantan por el canal dinámico, que incluye el hiper, la tienda de descuento y especialmente el supermercado, donde se ha incrementado la venta en un 3,9%. También se ha constatado un incremento, algo menor en las compras de queso en la tienda de descuento, donde el aumento ha sido del 3,3%.