AMDPress.- La secretaría de Consumidores y Usuarios del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) exigió el pasado viernes, 4 de julio, al Gobierno a “explicar a qué intereses obedecía la modificación de la normativa del yogur que ha permitido comercializar con este nombre las leches fermentadas pasteurizadas” y que es contraria a las consideraciones de la Comisión del Codex Alimentario, institución creada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) (ver ARAL Digital número 767).

De esta manera, el PSOE mantiene su posición en contra de la normativa aprobada por el Consejo de Ministros el pasado 14 de febrero. Está postura coincide con la mostrada por la Asociación Española de Fabricantes de Yogur y Postres Lácteos, en la que no está presente Leche Pascual, compañía que comercializa yogures pasteurizados después de la fermentación. La patronal ha reclamado que se reforme la legislación actual y se adecue a las resoluciones de la Comisión del Codex Alimentario, en las que se afirma que los fabricantes de yogures pasteurizados para ampliar su caducidad deberán incluir en su etiquetado la denominación de “leches fermentadas tratadas térmicamente”, siempre que los países de venta carezcan de legislación al respecto.