El pasado 20 de febrero el president de la Generalitat de Catalunya, Artur Mas, inauguró en Sarral (Tarragona) una nueva planta de Europastry, concebida como una de las instalaciones más modernas de Europa dedicada a la elaboración de bollería prefermentada de alta gama. La concepción del proceso de elaboración, que replica los métodos artesanales de los obradores tradicionales, junto con la utilización de mantequilla de calidad, da como resultado una masa hojaldrada que constituye la base de los croissants y otras especialidades de su bollería. La nueva línea ocupa un edificio de 4.200 metros cuadrados y supone la creación de 120 puestos de trabajo entre directos e indirectos. La ampliación de Sarral, que ha supuesto una inversión de 20 millones de euros, ha convertido al centro de producción en uno de los más modernos de Europa dedicado a este tipo de producto. “Invest in Catalonia”, el área de atracción y promoción de inversiones de la Generalitat de Catalunya, ha dado soporte a la compañía durante todo el proceso de inversión en la planta tarraconense. El president de la Generalitat, Artur Mas, ha estado acompañado durante el acto inaugural por el director de Industria, Antoni Maria Grau; el delegado del Govern en la provincia de Tarragona, Joaquim Nin; el presidente de la Diputación de Tarragona, Josep Poblet, y el alcalde de Sarral, Josep Amill. Por su parte, el presidente ejecutivo de Europastry, Jordi Gallés, resaltó durante la inauguración la gran apuesta por la innovación que ha hecho la compañía desde su origen, cuando decidió invertir en tecnología para transformar un negocio artesano en un obrador a gran escala. “Vender croissants a Francia es una prueba de la calidad que hemos logrado y un respaldo al firme compromiso de la compañía por la innovación”, señaló Gallés. La producción de esta línea se centrará, sobre todo, en la elaboración de croissants y otras especialidades. El mérito de este proceso es haber conseguido reproducir el modelo de elaboración artesanal de los auténticos “boulangers” con la tecnología más puntera, un binomio con el que, según la empresa “se ha conseguido obtener un producto de alta gama.” Para Europastry “el uso de mantequilla de alta calidad como materia prima es uno de los ingredientes clave en el proceso artesanal, que implica largos reposos de las masas para conseguir un hojaldrado característico, y un sabor y aspecto únicos”. La instalación de Sarral se inauguró en 1991 y, desde entonces, la compañía ha invertido más de 60 millones de euros en ella. Actualmente consta de tres naves que suman 17.700 metros cuadradosdedicadas a la elaboración de pan y bollería con un total de 330 empleados. Europastry estima que alrededor del 50% de los productos de alta gama que se elaboren, irán dirigidos a comercios en el extranjero, en países como Francia, Alemania, Holanda, Estados Unidos, Singapur y Corea del Sur. Su producción irá ligada a la demanda, con previsión de ir creciendo en esta gama de productos. Europastry concibe esta nueva línea como un salto más en su apuesta por la calidad. Así, la compañía señala que tiene como objetivo “superar las expectativas y necesidades de sus clientes”, que se distribuyen entre el canal horeca (hostelería, restaurantes y cafés), la gran distribución y el canal tradicional (panaderías).