AMDPress.- El fabricante catalán de vinos y cavas Freixenet está cerca de culminar la compra de 300 hectáreas de viñedos en la provincia argentina de Mendoza, en la que invertirá cerca de dos millones de euros.

Tras estudiar la compra de una bodega local, la compañía catalana ha optado por comprar estos terrenos y construir sus propias instalaciones productivas de vinos finos y cavas, que se venderá con la marca “Viento Sur”. Por el momento, Freixenet ha comenzado a comercializar un vino elaborado en colaboración con una firma argentina.

De esta manera, Freixenet llega al mercado argentino con una estrategia similar a la de Codorníu, que hace dos años levantó una planta en la misma región argentina, la mayor del país sudamericano, con una inversión de ocho millones de dólares.

Las ventas de Freixenet crecieron un 31% en el ejercicio 2001-2002, alcanzando una cifra de 528 millones de euros. Este incrementó se fundamentó, según la propia compañía, en la consolidación en los resultados del volumen de negocio de Yvon Mau, firma francesa por la que pagó 23,60 millones de euros, y la australiana Wingara Wine Group, adquirida al 60% por21,6 millones de euros. A partir de ahora, el grupo comenzará refuerza su posición en Argentina, cuya industria vitivinícola está previsto que aumente sus exportaciones un 30%, hasta 130 millones de dólares.