Galletas Gullón estima cerrar el año 2013, siguiendo el ritmo de crecimiento en ventas superior al 10% anual de las últimas dos décadas, alcanzando los 250 millones de euros, lo que supondría un 15% más respecto al pasado ejercicio (2012 se cerró con 216,8 millones). Este incremento en las ventas pasa por mantener también el crecimiento en la exportación, que se ha convertido en uno de los ejes fundamentales de Gullón.

En 2012, la facturación exterior de Gullón alcanzó el 35%, cifra que se espera aumentar hasta llegar a un 40% en 2013, alcanzando un volumen de negocio que rondará los 100 millones de euros. A corto plazo, los principales mercados de Gullón seguirán siendo Europa y Asia, en donde se concentran el mayor peso de las ventas exteriores, sin descuidar otras regiones en las que también se está experimentando crecimiento como son Estados Unidos, Canadá y el Magreb. 

Por otra parte, Gullón ha anunciado que espera aumentar su plantilla en 2014 en un 9% con 80 nuevas incorporaciones, hasta alcanzar el millar de empleados al cierre del año. Además, la cifra final de inversión del pasado ejercicio fue de 44 millones de euros. Dicha inversión fue destinada a completar y mantener la planta Gullón II y a poner en marcha Vida, la última ampliación de la planta industrial en la que la empresa lleva trabajando desde hace tres años. La planta de Vida, que en 2013 puso en funcionamiento sus dos primeras líneas de producción, una para la fabricación de de bizcochos y otra para tortitas, contará este año con, al menos, una nueva línea.

Además, junto a esta nueva planta, se construyó un nuevo complejo industrial y de oficinas que albergarán equipos de producción y mantenimiento así como los nuevos laboratorios, un espacio al que Gullón destina importantes esfuerzos dada su clara apuesta por los productos del sector salud. La compañía ha reinvertido cerca de 300 millones de euros en los últimos diez años.