AMDPress.- La juguetera asturiana General de Juguetes podría comenzar la elaboración de productos de confitería con juguetes en un plazo menor de un año, según Ismael Sierra, responsable de la compañía.

La firma adquirió el pasado mes de marzo la fabricante de caramelos La Asturiana, tras unas negociaciones de cerca de dos años, aunque Ismael Sierra ha aclarado que, por el momento, ambas empresas seguirán operando de forma independiente.

La compañía comprada registró una facturación de cerca de 2,4 millones de euros, mientras que General de Juguetes obtuvo unas ventas aproximadas de 6 millones de euros. En cuanto a los activos industriales, la juguetera cuenta con una fábrica en el Polígono de Villamayor, en Piloña (Asturias) y La Asturiana está ubicada en el Polígono de Moragaray, en Tremañes (Gijón).

El lanzamiento de confitería con el valor añadido de juguetes es una de las apuestas del sector nacional de dulces, junto con la apuesta por los productos bajos en calorías y destinados al público adulto. Sin embargo, Chupa Chups ha anunciado la reorganización de su estructura operativa con la concentración en sus principales marcas (Chupa Chups y Smint) y relegando otras como Crazy Smint, especializada en confitería interactiva.