AMDPress.- Grupo Osborne registró una facturación de 411 millones de euros durante el pasado ejercicio, lo que representa un incremento del 11% respecto a los 369 millones del año anterior. De igual forma, el beneficio neto fue de 28,8 millones de euros, con un crecimiento anual del 20%; mientras que el resultado de explotación alcanzó los 51 millones de euros, un 38% más.

Por líneas de negocio, las bebidas espirituosas (brandies, anises, etc.) representaron el 40% de los ingresos; los derivados de cerdo ibérico, el 31%; las aguas minerales, el 21%; y los vinos (Jerez y Rioja), el 8%. De manera especial, Solán de Cabras, de la que Osborne adquirió el 60% del capital que no controlaba (Ver ARAL Digital número 584), ha significado la mayor parte del crecimiento registrado y una apuesta por la diversificación en un sector en pleno auge.

Por su parte, los vinos de Rioja incrementaron sus ventas un 15%; los brandies ganaron un 1% su cuota en el mercado nacional y la bebida energética Red Bull creció un 18% respecto al ejercicio 2001. Asimismo, Osborne lanzó durante el pasado año los primeros productos (Solaz y Dominio de Malpica) de su negocio Malpica de Tajo; mientras que Tequila Herradura, sociedad en la que cuenta con una participación del 25%, ha logrado el liderazgo del mercado mexicano de tequila, con una cuota del 23%.

En cuanto a las inversiones, Osborne destinó 55 millones de euros a publicidad y promociones y 34 millones a mejoras productivas, entre las que destacan las realizadas en las instalaciones de Solán de Cabras, Malpica de Tajo (Toledo) y Sánchez Romero Carvajal-Jabugo (Ver ARAL Digital número 716).

Por otro lado, el grupo ha destacado la conclusión del proceso de estructuración financiera para adaptarse a la dimensión resultante de las adquisiciones realizadas. En este sentido, Osborne ha suscrito un préstamo sindicado de 110 millones de euros con un plazo de ocho años, a nivel grupo, y otro de 65 millones a siete años para Solán de Cabras.