AMDPress.- El grupo cervecero holandés Heineken anunció ayer, lunes 23 de junio, que las ventas durante el primer semestre del presente año se están situando por debajo de los volúmenes previstos. Según la compañía, este descenso se debe al retroceso en el consumo observado en algunos de los principales mercados cerveceros. Así, Heineken apuntas como causas los efectos de la recesión económica y la guerra en Irak, las malas condiciones meteorológicas en Norteamérica y algunas zonas de Europa, así como la influencia negativa de la neumonía atípica en Asia.

El grupo prevé que el beneficio neto se mantendrá en los niveles de los seis primeros meses de 2002. En cualquier caso, la compañía confía en que el verano, momento de mayor consumo, sirva para recuperar las ventas en el mercado europeo, para lo que será clave la presencia de una adecuada climatología.