AMDPress.- El Consejo Oleícola Internacional (COI) ha hecho público los resultados de su 88ª Asamblea, que se celebró la última semana de junio en Madrid, y en la que se tomaron decisiones muy importantes para el futuro de este organismo internacional.

En primer lugar, y dado que la prórroga actual impuesta por la Comisión el pasado año finalizaba el mes de junio, se ha conseguido que la misma se prolongue durante un año y medio más, el máximo permitido bajo las normas actuales, hasta diciembre de 2004. De esta forma se completa el plazo de dos años que es la duración máxima permitida.

En este sentido, el director ejecutivo del COI en funciones, Ahmed Touzzani, ha manifestado su satisfacción porque además de haber conseguido esta prórroga “se ha abierto una nueva puerta negociadora con la Comisión para que a partir del próximo año se puedan volver a recuperar las campañas de promoción del aceite de oliva en terceros países y romper así con la situación de provisionalidad con la que se venía trabajando”.

Para Touzzani, el actual acuerdo data de 1986 y por ello se hace necesario que se aborden todas las cuestiones relacionadas con la promoción con las perspectivas de los nuevos mercados y los nuevos consumidores.

Por otra parte, durante la Asamblea del COI también se aprobó la apertura del proceso de presentación de candidaturas para la elección del que será el futuro director ejecutivo del Consejo. A partir de ahora y hasta septiembre cada uno de los países miembros del COI podrán presentar sus candidatos para que a finales de año, coincidiendo con la próxima Asamblea, se elija al representante de este organismo internacional.

Otra de las novedades aprobadas durante la Asamblea es la de introducir cambios en la Secretaria Ejecutiva del COI. Así, se ha planteado integrar la división de Economía y Estadística con la división de Promoción, al objeto de que se establezcan mejores sinergias entre ambas divisiones y conseguir una mayor agilidad y dinamismo, lo que en definitiva redundará en un mejor funcionamiento del Consejo.

Por último, Touzzani ha adelantado la intención del COI de incorporar a su Secretaría Ejecutiva la figura de un delegado financiero o interventor cuya misión será la de gestionar los recursos y hacer un seguimiento del trabajo de este organismo. Hasta la fecha, esta labor estaba siendo desarrollada por el presidente del Comité Financiero que, normalmente era un representante de un país miembro, y que compaginaba su trabajo con las actividades propias de su embajada en España.