Aral Digital.- La Unión destina el 0,24% de su presupuesto, frente al al 0,35% de Estados Unidos y el 1,21% de Japón. Por ello, la industria agroalimentaria solicita mayor inversión en Investigación y Desarrollo para impulsar la economía y poder competir con el resto de potencias, así como con los países emergentes, según apunta un informe de la Confederación de industrias agroalimentarias de la UE (CIAA) y recoge Aquí Europa.

El precio del maíz y de la carne de ternera fue durante 2006 un 42% y un 50% más alto en el conjunto de la UE que en el resto de mercados. El Consejo de la UE destinó a la industria agroalimentaria un presupuesto de 32.365 millones de euros para el período 2007-2013 (el Séptimo Programa Marco), lo que representó una ligera caída respecto a los 42.432 millones que la Comisión Europea había propuesto en 2005.

La CIAA ha destacado la necesidad de aumentar el presupuesto para competir con EE.UU., Japón y Australia, así como con las economías emergentes. Entre 2000 y 2005, China duplicó su producción agroalimentaria, mientras Brasil estuvo cerca de hacerlo, aumentando un 80% en el mismo período. En el informe también se ponen de manifiesto las dificultades que la agricultura europea experimenta en el acceso a materias primas competitivas, las cuales suponen una parte importante de los costes.

Los precios se han reducido ligeramente, mejorando las condiciones de años anteriores, a pesar de lo cual el maíz, la carne de ave y la de ternera cuestan un 33%, un 42% y un 50% más caros en la UE que en otros mercados, respectivamente. La CIAA aprueba la reforma de la Política Agraria Común y sostiene que ha ayudado a homogeneizar los esfuerzos de las empresas del ramo, pero asegura que debería prestarse más atención a todos los factores que influyen en la producción y los precios.

Por otro lado, el informe pide una administración más simple, con un marco legal que reduzca las trabas burocráticas y asegure la competitividad, ya que considera la innovación y la producción de productos con valor añadido como las dos vías para alcanzar una mayor productividad.

Respecto al porcentaje de exportaciones del mercado europeo, éste ha disminuido durante la última década. Desde 1997 hasta 2005, las ventas en el exterior redujeron su importancia sobre las totales desde el 24% hasta el 20%, mientras que los países denominados “economías emergentes” incrementaron las exportaciones. Brasil, por ejemplo, experimentó en el mismo período una subida de 40 puntos. Así las cosas, la CIAA sostiene que es necesario asegurar el acceso de la Unión a los mercados del tercer mundo.