Los hogares españoles gastaron en consumo una media de 854.562 pesetas durante el primer trimestre de 2001, lo que supone un incremento del 8,26% respecto al mismo periodo del año anterior, según los datos de la Encuesta de Presupuestos Familiares difundida por el Instituto Nacional de Estadística.

De dicha cantidad, cada familia española destinó casi la quinta parte (168.277 pesetas) a la compra de alimentos, bebidas y tabaco, productos cuyo gasto de forma conjunta aumentó un 4,99%. En el resto de productos, el gasto medio se incrementó un 9,1%.

Una vez descontado el efecto de la inflación, el gasto medio por hogar creció en estos tres primeros meses un 4,31%, resultado de un aumento del 0,6% en el consumo de alimentos, bebidas y tabaco y del 5,35% en otros productos.

En cifras totales, el gasto de los hogares españoles se elevó hasta 10,93 billones de pesetas, el 10,34% más que en los tres primeros meses de 2000.