La marca Marlene, nacida en Italia en 1995, ha celebrado sus primeros veinte años de existencia en Madrid el 29 de octubre pasado, coincidiendo con la feria Fruit Attraction. Con ocasión del evento, el director del VOG, Gerhard Dichgans, comentó el camino recorrido por la marca desde 2007, año de su introducción en España, hasta hoy. Más de cien participantes concurrieron a esta magnífica fiesta, concebida como momento de encuentro con los clientes y la prensa española especializada.

Gerhard Dichgans describió la trayectoria que ha llevado a la marca Marlene® a ser, hoy día, la firma más conocida del universo de la manzana en España. Lo afirma un estudio reciente encargado por VOG a GfK Emer, según el cual las manzanas de la pegatina azul actualmente gozan de un conocimiento espontáneo de la marca del 18,6% y de un conocimiento total del 47,8%. Un resultado muy significativo que premia el empeño del consorcio en favor de la promoción de la firma a lo largo de los años.

La marca Marlene, lanzada en España en 2007, ha hecho del surtido varietal uno de sus principales puntos fuertes, alcanzando desde la primera temporada comercial el ambicioso objetivo de vender más de diez mil toneladas en el país, predominantemente Golden Delicious y Royal Gala. Han pasado ocho años desde entonces y hoy, en 2015, los volúmenes de la marca superan las veinte mil toneladas, y entre las manzanas más apreciadas y demandadas de la gama aparecen, en las primeras posiciones, además de las Golden y las Royal Gala, también las Red Delicious y las Fuji, seguidas por las verdes Granny Smith.

Desde el punto de vista del marketing y la comunicación, además de una constante actividad de relaciones públicas con cientos de artículos en los medios españoles, se han sucedido a lo largo de los años frecuentes campañas televisivas protagonizadas por el Árbol Marlene y numerosas iniciativas dirigidas tanto a los operadores del sector como al consumidor final. Entre estas cabe recordar decenas de jornadas promocionales organizadas en los mercados al por mayor y centenares de degustaciones en fruterías y secciones de frutas y hortalizas de mercados, y un «club fruteros» que ve engrosadas sus filas año tras año.