Nestlé invertirá casi 1,9 millones de euros en la construcción de dos nuevas líneas de llenado en su fábrica de leche condensada ubicada en Pontecesures, Pontevedra. Estas dispondrán de tecnología más moderna, serán más precisas y permitirán una mayor velocidad en el llenado.

Ya se ha iniciado la construcción de la línea destinada a los grandes formatos para clientes industriales, que supone una inversión de unos 350.000 €. Dicha línea permitirá el llenado de envases de diferentes tamaños que irán desde el formato de 1.000 litros, a los formatos de dos y medio, cinco y 25 litros. Esta nueva línea de llenado proporciona una mayor precisión y permite aumentar la vida útil del producto.

Está previsto que las líneas empiecen a funcionar en noviembre de 2019 y julio 2020 respectivamente

Por otro lado, se invertirán más de 1,5 millones de euros en la construcción de otra nueva línea de llenado para los envases de 1 kg y 740 gr, con la que se unificará el llenado de estos dos formatos. Esta, más moderna y con una mayor velocidad y precisión, comportará también un ahorro de energía

Con una plantilla media de 170 personas, la fábrica de Pontecesures produce tanto leche condensada como dulce de leche o cocido de leche. Con un volumen de 51.000 toneladas producidas en 2018, el 60% se exporta a Oriente Medio, Europa –siendo sus principales destinos Reino Unido, Francia, Portugal, Italia y Bélgica-, África Central y el Magreb.