El Grupo Nueva Pescanova ha cerrado el ejercicio 2018 por segundo año consecutivo con beneficios al alcanzar un resultado neto de 5,4 millones de euros, lo que supone 5,1 millones de euros más que el año anterior y 41 millones más sobre el mismo dato respecto a 2016.

A lo largo de 2018, se han llevado a cabo diversas operaciones de desinversión en activos non core para el Grupo contempladas en el Plan Estratégico: fabricación de harinas, pienso y servicios marítimos en África. Con ellas, el proceso de desinversiones marcado en el Plan Estratégico 2016-2020 ha finalizado.

La compañía incrementó un 5% las toneladas de productos del mar comercializadas, alcanzando 177.000 toneladas. La facturación del Grupo en 2018 fue de 1.008 millones de euros, lo que supone un aumento del 1% con respecto a la cifra de ventas de productos del mar comparables de 2017.

El ebitda alcanzó los 75 millones de euros, favorecido por los buenos resultados en las divisiones de pesca, comercial y acuicultura de rodaballo, y con impacto negativo del negocio del langostino, principalmente en la operación de Nicaragua.

La cifra de inversiones en 2018 fue de 41 millones de euros. Entre ellas, destacan la ampliación del 15% al 45% de la participación del Grupo Nueva Pescanova en la compañía Abad Overseas, que cuenta con tres plantas procesadoras de dos variedades de langostino, vannamei y black tiger, en el sureste de India. Mediante este acuerdo, Nueva Pescanova continúa apostando por el langostino vannamei, incrementando su diversificación en origen que ya tiene en Ecuador, Nicaragua y Guatemala. 

Otra acción fue la constitución de la compañía Katei Alimentación junto con la empresa Kabuki. Katei Alimentación, que elabora comida japonesa y preparada para los canales retail y food service en España, ha puesto en marcha tres plantas de producción en Canarias, Andalucía y Castilla y León, dentro de un ambicioso plan de expansión con el que se generarán alrededor de 300 empleos.

Además, adquirió la sociedad Unickfish en Sudáfrica, sociedad comercial de venta en retail, que permite al Grupo avanzar en la ambición comercial en la región de África.

Por otra parte, en 2018 se inició la construcción de los nuevos barcos que renovarán parte de la flota del Grupo: tres para la pesca de merluza en Namibia y cuatro para el langostino en Mozambique. El equipamiento de estos barcos, que incorporarán motores de alta eficiencia energética, mejorará el sistema de procesado a bordo y ofrecerá mayor confort, aumentando la calidad de las condiciones de trabajo y vida de las tripulaciones.

También comenzó la construcción del Pescanova Biomarine Center en O Grove (Pontevedra), el mayor Centro de I D i de Acuicultura de Europa, que iniciará su actividad en el cuarto trimestre de 2019 y cuyo principal objetivo es el desarrollo y mejora de las especies de acuicultura en ámbito de nutrición, manejo, salud y genética, así como la investigación y desarrollo en el cultivo de nuevas especies, como el pulpo.

Otras de las inversiones estratégicas de 2018 ha sido la implementación en España de un nuevo sistema de información y gestión empresarial con la herramienta SAP.