Aral Digital.- Kraft Foods y Nueva Rumasa han firmado el contrato para la adquisición por parte de Nueva Rumasa de la planta de Kraft Foods en Mahón y las marcas Tranchettes, Santé y Quesilete. De acuerdo con este convenio, la transferencia efectiva de la propiedad de la planta se llevará a cabo el próximo 30 de junio.

Ambas compañías habían firmado un preacuerdo para la compraventa de la planta y de las marcas Tranchettes, Santé y Quesilete el pasado 7 de mayo. La marca El Caserío no forma parte de esta transacción, aunque en el acuerdo se ha establecido una opción de tanteo a favor de Nueva Rumasa por la marca en caso de venta. Tras los procesos habituales de auditoría legal y financiera, Kraft Foods y Nueva Rumasa han firmado el acuerdo de compraventa.

Ambas compañías han mantenido los principios del preacuerdo del pasado 7 de mayo: Kraft mantendrá la producción de El Caserío en la planta de Mahón hasta el final de 2009, y suscribirá un contrato de co-manufactura de una parte del volumen durante tres años. Paralelamente, se establecerá un contrato transitorio de prestación de servicios, de manera que Kraft realizará de forma temporal algunas funciones de apoyo para facilitar una transición ordenada del negocio.

La planta de Mahón ocupa a 164 trabajadores fijos. Nueva Rumasa ha asumido el compromiso de mantener los puestos de trabajo.