Omsa Alimentación ha registrado en su último ejercicio fiscal 1999-2000, cerrado el pasado mes de noviembre, un beneficio neto de 1.226 millones de pesetas, lo que representa un ascenso del 17,2% respecto al ejercicio anterior; mientras que la cifra de negocios se situó en los 42.005 millones de pesetas, un 7,3% más. La compañía aumentó sus resultados antes de impuestos un 29,8%, hasta los 1.611 millones de pesetas, una cifra que incluye el resultado extraordinario de 267 millones de pesetas producido en el tercer trimestre por los ingresos de la cesión de la exclusiva de los productos lunchables de España a Kraft Foods España, S.A. En cuanto a las exportaciones, según la empresa, han mantenido el nivel de los últimos ejercicios, principalmente dentro de la Unión Europea, situándose en los 9.000 millones de pesetas. El cash flow neto de la compañía registró un crecimiento del 12,1%, alcanzando los 2.159 millones de pesetas. Y las inversiones durante el pasado año ascendieron a 1.032 millones de pesetas, cifra ligeramente superior a los 1.161 millones que se destinaron en 1999 a mejoras productivas.