AMDPress.- Grupo Osborne ofreció ayer una visión global sobre su situación actual después de las novedades que se han registrado en la compañía en los últimos meses, como la desinversión en la mexicana Tequila Herradura y la reorganización de sus líneas de negocio.

En un encuentro informativo en la finca vinícola de Malpica del Tajo (Toledo), el consejero delegado del grupo, Ignacio Osborne, y el director general, Carlos Peralta, analizaron la evolución de la empresa en los últimos años y resaltaron el esfuerzo de diversificación e inversión en marca que han realizado para evitar una excesiva dependencia de su negocio tradicional, el brandy, lo que han conseguido paulatinamente gracias a la comercialización en España de la bebida energética Red Bull y a las adquisiciones de Sanchez Romero Carvajal (derivados del cerdo ibérico) y Solán de Cabras (agua mineral).

En 2003, ejercicio que el grupo cerró con 457 millones de facturación, los brandies aportaron el 45% de la facturación neta de la compañía (aprox. 315 millones de euros), mientras que Sánchez Romero Carvajal ya se lleva el 26%, Solán de Cabras el 18%, Red Bull el 11% y los vinos el 8%.

En cuanto al reciente acuerdo para salir del capital de Tequila Herradura (poseen el 25%), del que comunicarán las cifras definitivas cuando en próximas fechas se produzca la firma final, Osborne y Peralta señalaron que se produjo al no verse cumplidas las expectativas de la compañía en los mercados mexicano y estadounidense, donde la base de Tequila era estratégica, y al constatar que la inversión realizada, 75 millones de dólares, no retornaría según las expectativas iniciales, una perspectiva que cofluyó con los deseos de los accionistas mayoritarios de la tequilera de retomar capital. El grupo mantendrá acuerdos de distribución con Tequila Herradura y una participación cercana al 1%.

El destino inicial de esta desinversión será mejorar el ratio de endeudamiento del grupo, que se elevó tras el crédito sindicado de 110 millones de euros concedido el pasado año, y esperan que en 2008 la deuda esté situada en tres veces el ebitda. El descenso del beneficio neto durante 2003, que se situó en 14,5 millones de euros (50% menos que en 2002) se atribuyó a los mayores costes de financiación, y para el horizonte de evolución 2003-2008 contemplan unos ascensos del 31,25% en la facturación y del 122,2% en el beneficio neto.

Para conseguir estos objetivos Osborne ha emprendido una reestructuración de sus unidades de negocio, confiriéndoles una mayor independencia y mayor capacidad de autogestión, y señalan como principal eje de crecimiento sus vinos “libres”, como los que produce en Malpica del Tajo. En la finca toledana de 1.048 Has. el grupo ha implantado en nuestro país novedosas técnicas de cultivo racional y eficiente, como las que han llevado a Australia o Suráfrica a liderar los crecimientos en las exportaciones a mercados tan importante como Alemania, Estados Unidos o Reino Unido. Las instalaciones de Malpica del Tajo, donde se produce el vino “Solaz”, han acogido más de 50 millones de inversión y dependiendo de la evolución de la marca pueden recibir hasta 70 millones más en el plazo de cinco años.