Aral Digital.- El gigante lácteo Parmalat ha registrado unas ventas netas de 3.259,3 millones de euros en los tres primeros trimestres del año, lo que supone un incremento del 4,6% respecto al mismo periodo del año anterior (3.117 millones). La italiana atribuye estos resultados al aumento en los volúmenes de venta en Australia y África, así como a la subida de los precios, particularmente en Canadá, Italia y Venezuela.

Asimismo, la empresa adquirida por Parmalat el pasado verano ha obtenido un Ebidta de 243,6 millones de euros hasta septiembre, es decir, un 8,1% menos que en el mismo periodo de 2010 (265 millones). “Esta caída se debe a factores operativos, como el aumento del precio de la leche cruda en los principales países del grupo -excepto Sudáfrica-, y a factores externos, como las inundaciones sufridas en la región australiana de Queensland y el incendio que asoló la planta de producción de Centrale del Latte di Roma en Agosto de 2010.

Por su parte, el beneficio neto de la compañía en los nueve primeros meses del año ha ascendido a 152,2 millones de euros, frente a los 198,5 millones registrados en el año pasado. Las previsiones que maneja el grupo lácteo para el cierre del presente ejercicio fiscal son de unas ventas netas superiores a 4.400 millones de euros y de un Ebitda de 365 millones.