AMDPress.- El grupo agroalimentario italiano Parmalat registró en el tercer trimestre un resultado operativo de 168,88 millones de euros, lo que supone un incremento del 7,77% con respecto a los 156,7 millones del mismo periodo del año anterior, principalmente debido a la ola de calor del verano, según informó el grupo en un comunicado.

Asimismo, la compañía obtuvo un resultado antes de impuestos, elementos excepcionales y rectificaciones sobre activos financieros de 107,55 millones, lo que supone una reducción del 12,8% con respecto a los 123,32 millones del mismo periodo de 2002. El resultado bruto de explotación (ebitda) entre julio y septiembre experimentó un incremento del 7,9%, hasta 237,58 millones de euros, frente a los 220,18 del ejercicio precedente.

Por otra parte, la facturación del grupo aumentó hasta 1.838 millones en el tercer trimestre, lo que implica una ligera subida del 1,7% en comparación con los 1.806 millones alcanzados en el mismo periodo de 2002. Sin embargo, la cifra de negocio de Parmalat en los primeros nueve meses del ejercicio experimentó una caída del 7,1%, hasta 5.663 millones frente al mismo periodo de 2002. La mejora constatada entre julio y septiembre estuvo relacionada con la ola de calor vivida en Europa, que hizo subir las ventas de zumos de frutas y otras bebidas con "elevado valor añadido".

Parmalat anunció también la marcha de su director financiero, Alberto Ferraris, que abandonó la compañía "de común acuerdo" y para "dedicarse a un proyecto personal", según declaró el grupo italiano. La función del director financiero se agrupará con la del director general, a cargo de la administración y el control, y será asumido por el actual responsable de este cargo, Luciano Del Soldato.