Pascual estrena ciclo estratégico 2020-2023 cambiando su posicionamiento e identidad corporativa. La compañía integra a todas sus marcas en torno al propósito de la empresa ‘Dar lo mejor para el futuro de la alimentación’. De este modo, Leche Pascual, Bezoya, Bifrutas, Vivesoy y Mocay reman en una misma dirección, posicionando a la compañía como un ‘todo’.

 Este cambio de posicionamiento y evolución identitaria refuerza, asimismo, el compromiso con la sociedad. Además, Pascual sitúa en el centro la sostenibilidad integral desde el cuidado medioambiental, el bienestar y desarrollo social y el crecimiento económico en las comunidades donde está presente. Esta renovación supone la adaptación de Pascual a los tiempos, anticipándose a las tendencias que, si bien ya venían adivinándose con anterioridad, la emergencia del Covid-19 ha acelerado.

Integra todas sus marcas bajo una filosofía única que responde al propósito de la compañía ‘Dar lo mejor’ para el futuro de la alimentación.

“En 2020, las necesidades del consumidor han cambiado, nos adaptamos, pero seguimos fieles a nuestra filosofía impulsando la compra local en España, el Bienestar Animal o apostando por utilizar envases más respetuosos con el medioambiente. Y miramos al futuro con un nuevo Plan Estratégico y compromisos concretos que os iremos desvelando en las próximas semanas”, destaca Tomás Pascual, presidente de la compañía.

Por tanto, la simplicidad y el posicionamiento firme en torno a estos valores corporativos marcan la nueva identidad de la compañía, que además se refleja en su nueva imagen más moderna y actual.

Además, para tangibilizar este cambio, la compañía ha lanzado una campaña de comunicación con la integración de todas sus marcas bajo el mensaje unificado de ‘Dar lo Mejor’ como protagonista. Con un tono aspiracional y con un mensaje de afán por la mejora continua, la campaña consigue situar a Pascual como una empresa de alimentación transversal, comprometida con las personas y con el momento complejo que atraviesa la sociedad.