La Asociación Americana del Girasol (NSA) ha publicado, en colaboración con el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA), su informe “U.S. Sunflower Crop Quality Report”, que proporciona desde 1981 una visión del tamaño y la calidad de la cosecha del girasol en los Estados Unidos.

En 2019 la producción total de pipas de girasol de confección (para consumo directo) de Estados Unidos fue de 197 millones de libras, un 10% menos que en 2018, y el área recolectada fue de 126.500 acres, un 1% más que el año pasado. En términos de origen, Dakota del Sur fue el estado líder en la producción de girasoles por cuarto año consecutivo, seguida por Dakota del Norte.

El USDA ha calificado la gran mayoría de la cosecha de girasol de EE. UU. en 2020 de “buena a excelente”. Esta calificación se traduce en el hecho de que los rendimientos y la calidad esperados sean mayores que los de 2019.

La calidad y el tipo de pipa se determinan considerando distintos factores, que buscan satisfacer las necesidades específicas de los clientes. Estos factores son el tamaño, el componente externo (incluyendo semillas con y sin cáscara), humedad, daño (claramente descolorida o daño por insecto), rotura o astillado.

En términos de análisis de calidad, los resultados de las pipas de girasol para consumo directo en 2019 fueron por encima de un tamaño 20/64 representó un promedio de 80.6%, comparado con el promedio de 86.4% de 2018. Mientras que, el porcentaje de humedad, 9,5%, fue más bajo que el de la cosecha de 2018 (10,3%).