La empresa de productos gourmet Santa Teresa ha anunciado que construirá una nueva fábrica en Ávila, lo que le permitirá triplicar su capacidad de producción actual. Las nuevas instalaciones, que supondrán una inversión total cercana a los 5 millones de euros, contarán con 5.000 metros cuadrados de superficie donde se trasladarán las plantas de membrillo, huevo hilado, el obrador de pastelería y el de platos preparados.

Isabel López, directora general de Santa Teresa, afirma que "estamos muy ilusionados con este proyecto. Las nuevas instalaciones dan respuesta al crecimiento que hemos experimentado en los últimos cinco años. Una evolución que, pese a la crisis de consumo, tiene para nosotros un saldo muy positivo que nos permite sentirnos orgullosos. Afrontamos esta nueva etapa con grandes expectativas y con la confianza de consolidarnos a nivel nacional a través de nuestra, cada vez más asentada, gama de productos y de la nueva línea de negocio retail que hemos potenciado en el último año".

Las obras de la nueva fábrica, que estarán a cargo de Peache, constructora del grupo Calidad Pascual, se iniciarán en diciembre y está previsto que finalicen en julio de 2017. Será éste el momento en el que se hará el traslado, con el objetivo de estar al 100% de capacidad productiva para el último cuatrimestre del año.

Bajo la máxima "Somos lo que comemos", la compañía alcanzó en 2015 una facturación de 9,95 millones de euros, lo que supuso un aumento de sus ventas del 20% con respecto al año anterior. Un crecimiento que, según las previsiones, se consolidará este año con un incremento de las ventas que permitirá alcanzar los 13 millones de euros.