AMDPress.- La multinacional de agroalimentaria Unilever registró un beneficio de 493 millones de euros (82.028 millones de pesetas) en el tercer trimestre, lo que supone un descenso del 42% con respecto a la cifra obtenida en el mismo periodo del año anterior. Este retroceso en las ganancias se debe al lastre financiero que han supuesto los gastos extraordinarios y plusvalías al que la compañía ha tenido que hacer frente por la adquisición e integración del grupo alimentario Besfoods y las compras de Ben & Jerry y SlimFast. Si bien, la compañía mantiene su previsión de elevar su beneficio antes de extraordinarios y fondo de comercio por encima de un 10%.

Descontando extraordinarios y amortizaciones de plusvalías, el resultado del fabricante anglo-holandés se eleva un 6%, hasta 1,06 euros por título. En cuanto a la facturación del grupo en el tercer trimestre ascendió hasta 13.568 millones de euros (2,26 billones de pesetas). La división de alimentación creció por encima del 26% en estos tres meses; mientras que las ventas del negocio de cuidado personal han sufrido un recorte del 1%.