AB InBev, el fabricante número 1 a nivel mundial de cerveza con control de una cuarta parte del mercado, adquirirá SABMiller, compañía que se sitúa en el segundo puesto en el ranking global de cerveceras por volumen y que tiene en su porfolio marcas como Peroni, Foster's o Coors. La primera, responsable de marcas como Budweiser, Stella Artois o Beck's, adquiririá la que hasta ahora era su mayor rival por 92.000 millones de euros una vez que la anglo-sudafricana rechazara las ofertas previas.

Este movimiento permitirá nacer a una compañía que controlará un tercio del mercado. Asimismo, el grupo se hará con alrededor de la mitad de los beneficios que genera el mercado. Sin embargo, el nuevo grupo tendrá que enfrentarse a distintos controles antimonopolio, ya que en Estados Unidos, por ejemplo, la nueva empresa controlará un 70% del mercado.