El Grupo Vichy Catalán ha destinado seis millones de euros en los últimos dos años en innovación, diversificación y lanzamiento de productos. La compañía cerró 2012 con una facturación de 108 millones, mientras que para el ejercicio 2013 prevé quedarse por encima de los 100 millones. Los nuevos productos lanzados por la compañía han ayudado de forma decisiva a frenar la caída de las ventas experimentada desde el comienzo de la crisis, según ha explicado su consejero delegado Joan Renart.

En noviembre de 2012, la compañía lanzó al mercado Vichy Catalán en lata y tapa biodegradable, y Vichy Catalán Lemon en lata; en abril de 2013 introdujo Premium Tonic Water (en lata y vidrio) y con los refrescos de Vichy Catalán de los sabores lima-limón, menta (lata) y limón (vidrio). Su finalidad era posicionarse como marca de refrescos saludables y captar también al segmento más joven de la población, así como entrar en nuevos canales gracias al envase lata, como el vending.

En noviembre de 2013, apoyando su estrategia de diversificación, entró en el mercado del vino con ViñaCHY, una gama de tres variedades, blanco, rosado, tinto, surgidas de la unión de los vinos de Bodega Casa de la Viña y del grupo catalán con un volumen de alcohol del 7%, y ya se han comercializado 70.000 botellas. En noviembre del año pasado, el grupo también lanzó nuevos productos con vitaminas: Mondariz Frutas (vidrio) de piña, naranja, melocotón y zanahoria con naranja, Mondariz Sport (lata), Mondariz Té Premium (lata) y Premium Mondariz Cola (vidrio y lata).

Los productos del grupo se distribuyen en 35 países, y tienen gran aceptación en Inglaterra, México y Japón; además, Vichy Catalán apostó recientemente por Oriente Medio, comercializando sus referencias en Dubai, y ahora está en negociaciones con Qatar. La compañía trabaja en potenciar la internacionalización, ya que actualmente las exportaciones sólo suponen el 5% de la facturación.