"El consumo está creciendo por encima de lo que podíamos esperar hace un año". Son palabras de Javier Campo, presidente de Aecoc, la Asociación de Empresas del Gran Consumo, en la inauguración del Congreso que entre hoy y mañana reúne en Barcelona a más de mil primeros ejecutivos del sector para tomar el pulso a su evolución.

"Las reformas realizadas hasta ahora eran absolutamente necesarias, pero les ha faltado intensidad", Rosell.

El presidente de la CEOE, Juan Rosell, ha coincidido en la positiva valoración de la evolución de la economía española y ambos líderes han reconocido síntomas de recuperación, si bien han destacado la necesidad de seguir apostando por las reformas estructurales que impulsen la competitividad y, en consecuencia, garanticen la confianza en la economía, "fundamental para mantenernos en la senda del crecimiento".

"Las reformas realizadas hasta ahora eran absolutamente necesarias, pero les ha faltado intensidad. Debemos legislar menos y mejor", ha dicho Rosell. Por su parte, Campo, ha entimado en cinco años el tiempo necesario para aliviar los dos grandes desequilibrios de la economía española: el paro y la deuda, situando así en 2020 el despegue económico.

"Los empleos que genera el mundo digital no tienen nada que ver con los de las fábricas del siglo XX, hay que flexibilizar el mercado laboral", Campo.

Los empresarios del Gran Consumo, consultados en sala mediante un sistema de votación interactivo, han demandado, en este sentido, la reducción del gasto público (41%) y la reforma de la educación para mejorar la empleabilidad (31%) como reformas clave para mejorar la competitividad de la economía. Algo en lo que los presidentes de AECOC y CEOE han estado de acuerdo. Javier Campo ha resaltado la importancia de que la reforma educativa "salga del debate político, partidista y sectáreo en el que está. Tiene que ser producto de un Pacto de Estado que garantice continuidad. Todo lo que no hagamos ahora en Formación, lo pagaremos en calidad de vida y salarios bajos". Por su parte, Rosell ha señalado: "En las empresas, cuando hay problemas, reducimos gastos. Pero en las Administraciones Públicas no se ha hecho, ni aquí ni en el resto de países europeos".

Ambos directivos también apuntaron las reformas laboral, fiscal y la innovación como ejes de la recuperación. "Los empleos que genera el mundo digital no tienen nada que ver con los de las fábricas del siglo XX y, por tanto, hay que flexibilizar el mercado laboral", ha solicitado Campo.

A la hora de analizar las oportunidades y amenazas futuras, tanto Campo como Rosell consideraron la inestabilidad política como uno de los principales riesgos para mantener la senda de la recuperación.