El inicio del año arranca con renovadas esperanzas con respecto al curso de la economía española. Desde el cierre de 2013, el parámetro que mide las expectativas sobre la situación económica ha mejorado 16 puntos y la comparativa anual evidencia una mejora de 55. Sin embargo, aunque los datos sean alentadores, los españoles piensan que aún quedan 3 años antes de que la economía vuelva a despegar definitivamente, lo que sucederá en 2017. Así se desprende del estudio Clima de Consumo realizado por la consultora GfK durante los primeros meses de 2014, tanto en España como en 13 países europeos.

Otro de los indicadores que ayuda a tomar el pulso sobre la evolución de nuestra economía es la percepción sobre el desempleo. La mejora laboral de los últimos meses y las noticias publicadas sobre su evolución a medio plazo, están generando un impacto significativo en el consumidor. En lo que llevamos de año, el indicador GfK ha experimentado un avance de 17 puntos y la comparativa con marzo de 2013 evidencia una mejora de 58.

En cuanto a las expectativas de ingresos, éstas se encuentran en el territorio de las cifras positivas por primera vez desde diciembre de 2006 al ubicarse en un tímido pero ascendente 0,9 puntos. Al observar el desarrollo mostrado por este indicador, se revela un incremento de 11.3 puntos desde diciembre de 2013 y más de 33 puntos si se compara con marzo de 2013.

Aunque todavía se encuentra en valores negativos, la disposición a comprar también ha mejorado durante los últimos meses al subir 4,2 puntos desde diciembre 2013, hasta ubicarse en los -10,2 puntos en marzo de 2014. Sólo se ha registrado una cifra superior en febrero de 2011. Sólo si las proyecciones positivas se materializan y llegan a consolidarse en la generación de empleo y en los ingresos de los hogares, se podrá ver un aumento en la confianza del consumidor y en su intención de consumo a corto plazo.

A pesar del comportamiento favorable de todos los indicadores, al consultar a la población si 2014 será el año en el que se recupere la economía, en el horizonte de todos aún quedan 3 años antes de que la situación se estabilice de forma definitiva. Faltan todavía por resolver las cifras que esta crisis ha dejado a su paso, tales como la tasa de desempleo, el número de desahucios, las empresas privadas que continúan cesando en su actividad…

En la Unión Europea, la situación de la economía también comienza a ir por la senda del crecimiento. Los consumidores entrevistados mantienen por tercer trimestre consecutivo su optimismo. En consecuencia, la media del índice de expectativas económicas para los 14 países analizados, refleja sin lugar a dudas esa tendencia, al ganar un total de 4 puntos durante el primer trimestre de 2014. Dicho valor se encuentra actualmente en los 18 puntos. España, junto con Alemania y Reino Unido, lideran el grupo de países con mejores expectativas en relación con sus economías locales.

No obstante, los indicios de recuperación son todavía débiles en nuestro continente y aún hay incertidumbres por superar. Por ejemplo, Francia e Italia impulsan medidas de austeridad con el objetivo de equilibrar las cuentas para después impulsar sus economías.

Otro peligro que acecha y sobre el que alertan los economistas es el de la aparición de un periodo de deflación en el ámbito de la eurozona: una caída de los precios, como ya sucedió en nuestro país durante el mes de marzo de este año.