Caprabo estrena sede. Los casi 350 trabajadores de servicios corporativos de la compañía ya se encuentran instalados y operativos, desde hoy, en la nueva sede central ubicada en la ZAL Port, Avenida de l’Estany de la Messeguera, 40-44 del Prat de Llobregat (Barcelona). Ocupan una superficie diáfana de 3.400 metros cuadrados en un edificio de nueva construcción.

Las oficinas, que dan cabida a los departamentos corporativos de Caprabo, ocupan una planta completa y están organizadas en forma de letra “U”. El espacio de trabajo está diseñado para que la actividad diaria se desarrolle de una forma eficiente, cómoda y segura. Se han establecido todas las medidas recomendadas por las autoridades sanitarias para preservar la seguridad para la salud de los trabajadores por la Covid-19.

La nueva sede central de Caprabo, forma parte del plan integral de transformación de Caprabo con el que ganará competitividad, que incluye la transformación logística, supermercados de nueva generación y la apuesta por Capraboacasa

Asier Bustinza: “Las nuevas instalaciones de la ZAL Port se convierten en el centro de operaciones de Caprabo. El traslado de la sede 40 años después supone un hito histórico para Caprabo en un momento importante de transformación”

“La nueva sede se encuentra en el mismo edificio que la nueva plataforma de productos frescos -que funciona desde julio- y la que será en breve la nueva plataforma del supermercado online Capraboacasa -que está previsto arranque en octubre. Las nuevas instalaciones de la ZAL Port se convierten en el centro de operaciones de Caprabo. El traslado de la sede 40 años después supone un hito histórico para Caprabo en un momento importante de transformación”, explica Asier Bustinza, director de Logística de Caprabo.

Las nuevas instalaciones se han construido bajo estándares de calidad medioambiental recogidos en la Certificación LEED Gold. Introduce medidas de eficiencia energética como sistemas avanzados de iluminación, así como medidas de ahorro y monitorización de consumos y sistemas para el aprovechamiento de residuos. El edificio cuenta con zonas verdes de especies autóctonas que no precisan riego. 

Incorpora medidas de ahorro y monitorización de consumos, así como sistemas para el aprovechamiento de residuos. La instalación de aparatos y grifería de bajo consumo prevé un ahorro del consumo de agua anual del 50% en comparación con un edificio tipo. Cuenta con placas fotovoltaicas para autoconsumo de energía eléctrica de 60 KW, que aportan tres veces más de la potencia y hasta el 5% del consumo anual necesario para la nave. Incluye monitorización de consumos. Se ha implantado un sistema de última generación capaz de hacer un seguimiento pormenorizado y en tiempo real de los consumos de agua y energía y detectar, de esta manera, posibles desviaciones.

Para la generación del agua caliente sanitaria que se utiliza en duchas y servicios se aprovecha el calor residual de la instalación frigorífica. De esta forma no hay consumo adicional de energía y también ayuda a disipar el calor de la instalación. Hasta el 90% de los residuos que ha generado la construcción de la nueva plataforma de distribución se reciclan

El nuevo centro de distribución de frescos se enmarca en un proceso de transformación en el que está inmerso Caprabo y que incluye la reorganización logística, con dos plataformas (una nueva y otra reformulada); la renovación de la red de tiendas de Caprabo -que concentra su negocio en Cataluña- a un modelo de nueva generación; la apuesta por la expansión a través de franquicias con un formato de tienda versátil, urbano, con horarios y días de servicio ampliados; la apuesta por la venta online con Capraboacasa y entregas más dinámicas; y la apuesta por los servicios de valor añadido del comercio tradicional de proximidad que identifican y han diferenciado a Caprabo a lo largo de sus más de 60 años de historia.