El Grupo Eroski ha cerrado las cuentas del primer semestre del presente ejercicio, a 31 de julio de 2016, con un beneficio de 2,8 millones de euros, recuperando así la senda de resultados positivos anunciada durante su última Asamblea General. Asimismo, los planes de competitividad puestos en marcha han logrado mejorar su resultado operativo un 45% hasta los 54 millones de euros.

Eroski ha continuado avanzando en su transformación con una inversión de 45 millones de euros durante la primera mitad del ejercicio, destinada fundamentalmente a la remodelación de su red comercial y a equipamientos en sistemas de información para adecuar su oferta hacia perfiles más segmentados de sus clientes, buscando su mayor satisfacción y una mayor eficiencia en la gestión.

Nuevo modelo "contigo"

Tras haber remodelado 74 establecimientos durante el primer semestre del año, son ya 442 las tiendas de nueva generación, 23 hipermercados y 419 supermercados, que representan el 47% de las ventas de su red comercial alimentaria tras haber concluido las operaciones de desinversión a principios del ejercicio. Adicionalmente, Eroski ha abierto durante el primer semestre 44 supermercados franquiciados, con una inversión de 6,6 millones de euros. Fruto de la extensión del modelo comercial "contigo" y de la fuerte expansión de su red franquiciada, Eroski ha generado 625 nuevos empleos en los seis primeros meses.

La cooperativa matriz Eroski S.Coop. alcanza los 8,8 millones de euros de beneficio, el mejor resultado de los últimos 4 años

Las tiendas de nueva generación muestran un crecimiento del 7% y mantienen la facturación global estable en 2.965 millones de euros. El ahorro global trasladado a los consumidores ha alcanzado los 105 millones de euros a través de ofertas y promociones.
Cumpliendo con los compromisos adquiridos, Eroski ha reducido su deuda financiera en 169 millones de euros. El ebitda generado por la compañía ha alcanzado los 112,2 millones de euros, un 17,6% más que en el mismo periodo del ejercicio anterior.

La cooperativa aborda actualmente la definición de un nuevo plan estratégico para los próximos cuatro años en el que se marca como objetivo prioritario competir en cada uno de los mercados donde está presente, situar al Socio-Cliente en el centro de su estrategia y potenciar las capacidades de sus equipos de personas.