Lidl abrirá mañana las puertas de una nueva tienda en el distrito de Ciutat Vella, en el casco antiguo de Barcelona, ubicada en la calle Ortigosa, 14-16. La compañía prosigue así con su plan de expansión en núcleos urbanos, invirtiendo en esta apertura 3,3 millones de euros para su construcción y equipamiento. La cadena ha confiado a varias empresas de la zona la ejecución de este proyecto, cuya puesta en marcha ha supuesto la creación de 18 nuevos puestos de trabajo para una plantilla total de 23 empleados.

El nuevo establecimiento cuenta con una sala de ventas de más de 1.000 metros cuadrados, en las que, en línea con la apuesta de Lidl por una alimentación saludable, los productos frescos tienen un amplio protagonismo y se complementan con distintas referencias regionales, como embutidos, pan de payés y cerveza.  

Con esta nueva apertura la cadena también refuerza su presencia en Cataluña, donde poosee una red de más de 115 puntos de venta

Lidl prosigue así con su plan de expansión en la ciudad condal, donde en los últimos cinco años ha abierto 11 tiendas. De cara a los próximos años la compañía pretende continuar con este plan de expansión en Barcelona ciudad, donde ya suma en total 25 puntos de venta y más de 500 empleados. Concretamente en la provincia ya suma más de 70 puntos de venta y más de 2.800 empleados.  

Esta apertura obedece a la estrategia de la cadena de afianzarse en grandes núcleos de población. En el último año, por ejemplo, Lidl ha inaugurado tiendas en el centro de ciudades como Madrid (en el Mercado Municipal de Tetuán y en Sinesio Delgado, 62), Bilbao (calle Benidorm nº 2) y Vigo (calle Jacinto Benavente nº 45), entre otras.

Con esta nueva apertura la cadena también refuerza su presencia en Cataluña, donde poosee una red de más de 115 puntos de venta y cuenta con una plantilla de más de 3.500 personas. Con su actividad genera más de 20.800 empleos entre directos, indirectos e inducidos (un 0,60% del total de la región) y un impacto en el PIB de la Comunidad de cerca de 1.000 millones de euros (un 0,46% del total).  

Lidl compra más de 600 millones de euros anuales en producto catalán y es una de las plataformas más importantes de exportación de producto español al extranjero, concretamente exporta un 28% de productos de la región. La compañía trabaja actualmente con 150 proveedores locales de forma continuada y cuenta con más de 1.200 referencias locales, que se venden de forma continuada en las distintas tiendas de Lidl en España y Europa.