La cadena de supermercados Lidl ha inaugurado tres nuevos establecimientos en Cornellá de Llobregat (Barcelona), Xirivella (Valencia) y Huelva. Con una inversión total de más de 7 millones de euros, en los tres centros trabajarán unos 90 empleados, más de 40 de nueva contratación. Las tiendas están ubicadas en núcleos de alta densidad de población y de un importante tránsito comercial, un hecho que le permite acercar su oferta no sólo a vecinos de los respectivos emplazamientos, sino a potenciales clientes de otros municipios contiguos.

Cada una de las tiendas cuenta con una amplia sala de ventas de más de 1.300 metros cuadrados, que incorpora las 1.800 referencias del surtido fijo de Lidl, con especial protagonismo de los productos frescos (fruta y verdura, carne y pescado frescos y pan y bollería recién horneados).

Los tres establecimientos han sido construidos bajo estrictos criterios de eficiencia energética y sostenibilidad medioambiental, en línea con el nuevo modelo de tienda por el que está apostando la compañía, con distintos sistemas de generación, aprovechamiento y conservación de energía.

El edificio donde se emplaza la tienda de Cornellá de Llobregat tiene historia, ya que se trata de la antigua fábrica de Siemens, una de las factorías más emblemáticas del municipio y de toda la provincia de Barcelona. Por ello, Lidl ha mantenido parte de la estructura original del antiguo edificio, conservando así su singularidad e integrándola en su actual concepto de tienda. El establecimiento ha contado con una inversión de 2,6 millones de euros y contará con 40 trabajadores.

También ha abierto las puertas la nueva tienda de Xirivella (Valencia), en la que Lidl ha invertido más de 2,2 millones de euros y en la que trabajarán más de 20 empleados. Por último, el nuevo Lidl de Huelva, en el que se han invertido 2,5 millones de euros, viene a sustituir al anterior centro de la cadena de distribución en la localidad.