Desde hace tiempo, los supermercados e hipermercados ha apostado por la moda; en esta línea, Lidl lleva años apoyando la democratización de las tendencias a través de Esmara, permitiendo que la ropa salte del lineal del supermercado al fondo de armario mediante esta marca femenina en clave Smart Fashion. Una propuesta que traslada su concepto de smart discount a este nuevo entorno con un concepto "inteligente, cercano y sin complicaciones", según fuentes de Lidl.

Una apuesta que va en línea con la dinámica social del momento. Según datos recogidos por la consultora Kantar Worldpanel, ya son 9,5 millones las españolas que compran moda en el canal dinámico, lo que supone un 48,5% de la población femenina nacional (según el Panel de Individuos de Kantar Worldpanel), medio punto por encima con respecto a los datos de 2015. Además, el 94% de las encuestadas percibe que puede encontrar moda en muchos lugares más allá de las tiendas convencionales, como por ejemplo, en el súper.

Esto provoca que espacios como Lidl se conviertan en hotspots donde comprar ropa, ofreciendo no sólo productos de alimentación, higiene o belleza, sino también prendas que responden a las tendencias que se mueven dentro del panorama internacional. De este modo, las consumidoras pueden encontrar en un único lugar multitud de soluciones y aquellos básicos ideales para formar parte de su fondo de armario.

Nueva consumidora, al día y que busca tendencias

Esmara ofrece soluciones a una nueva consumidora que está al día y busca tendencias, pero quiere acceder a ellas de manera más ágil y económica, sin renunciar nunca a la relación calidad/precio, lo que va en línea con el nuevo estilo de vida, más frenético, que hace necesaria una mayor rapidez en todos los procesos, según indican desde Lidl.

De hecho, según el Estudio Actitudes LifeStyles elaborado por Kantar Worldpanel, 1 de cada 3 españolas considera que tiene poco tiempo para cuidarse. "Por esta razón, es normal que prefiramos acudir a un único espacio donde poder encontrar todo aquello que necesitamos", explican desde Lidl.

Por otro lado, el 60% de las encuestadas admite que evita pagar precios elevados por ropa que esté a la última y busca ofertas incluso fuera del período de rebajas. Adelantándose a esta tendencia, la propuesta de Lidl son las prendas de Esmara, que no superan en la mayoría de los casos los 9,99 euros. También se corresponde esto en grado directo con la satisfacción del consumidor: como demuestran los datos, el 79% de las mujeres se siente más orgulloso cuando adquiere ropa a buen precio.

Por su parte, las colecciones de Esmara no son permanentes y cambian al mismo ritmo que las tendencias. Cada mes, Lidl coloca en sus lineales nuevas colecciones cápsula que responden a la demanda del momento, con el objetivo de ofrecer variabilidad al cliente y completar su oferta de surtido fijo en alimentación, droguería, cosmética e higiene personal, según explican desde la compañía.