Durante 2020, un año marcado por la crisis sanitaria de la Covid-19 y su duro impacto en la hostelería, Makro continuó mejorando su surtido de marca propia. Así, la compañía ha lanzado 383 nuevas referencias de marca propia, apostando por reforzar sus productos ecológicos y responsables con el medio ambiente.

La compañía cuenta ya con un total de 165 referencias bio y continúan trabajando para lograr ampliar ese surtido. En esta gama de productos, destacan novedades como los vasos biodegradables (100% reciclables) o las pajitas de papel, productos demandados por los hosteleros dado el incremento del delivery y el take away en este último año y la necesidad de dar respuesta sostenible a estos formatos de consumo. Según el “Estudio Makro sobre Hostelería y Consumidor”, más de 3 de cada 4 consumidores considera muy importante o bastante importante que se controle el impacto medio ambiental en los pedidos a domicilio.

La compañía ha lanzado 383 nuevas referencias de marca propia, apostando por reforzar sus productos ecológicos y responsables con el medio ambiente

Makro además ha apostado por productos de agricultura ecológica como los huevos camperos. En este sentido, la compañía se ha marcado como objetivo para 2022 que el 100% de las referencias de las marcas de Makro de huevo y huevo líquido provengan de gallinas libres de jaulas.

Asimismo, entre los cerca de 400 lanzamientos, destacan las gamas específicas de productos adaptados a necesidades actuales como son el queso sin lactosa, el gazpacho y salmorejo sin gluten, o el agua en brick. De esta manera, la compañía demuestra tener en cuenta los intereses de los consumidores de bares y restaurantes y ofrece alternativas útiles para que los hosteleros puedan cubrir estas necesidades. A estas novedades se suman otras referencias de alta calidad. 

En cuanto a la reducción de plástico, durante este año, Makro ha logrado disminuir la presencia de este material en un total de 41 de sus referencias, tanto nacionales como internacionales. Este esfuerzo se traduce en una reducción de producción de cerca de 4.500 Kg menos de este material al año (tomando como referencia las ventas de 2020). Desde la compañía afirman además que seguirán trabajando en esta línea mediante constantes revisiones de las diferentes categorías de productos de aquí a 2023.

Además, desde el inicio de la crisis sanitaria de la Covid-19, la compañía ha estado muy involucrada con las autoridades sanitarias y gubernamentales a través de diferentes contribuciones o iniciativas. Un ejemplo de ello ha sido el lanzamiento de un nuevo vino solidario de su marca propia “La Sastrería” en una edición limitada de 10.000 botellas. Así, una parte de la recaudación ha sido destinada a la investigación científica de la Covid – 19 que desarrolla el CNB-CSIC, Centro Nacional de Biotecnología del Consejo Superior de Investigaciones Científica.