Sorli ha invertido un total de 7 millones de euros para la adquisición de nueve locales: cinco en Barcelona, dos en Badalona, uno en Santa Coloma de Gramenet y uno en Montcada i Reixac que, en conjunto, suman casi 4.000 metros cuadrados.

Estos establecimientos ya son actualmente supermercados Sorli, pero hasta el momento eran locales alquilados.

Con esta adquisición, Sorli pone de manifiesto la voluntad del grupo de ampliar su activo inmovilizado. Este crecimiento también va en paralelo a la consolidación de una propuesta de modelo comercial que busca aportar soluciones que faciliten el proceso de compra mediante una nueva distribución de los productos organizados por categorías definidas en función de las necesidades del consumidor final.

Sorli ya ha adaptado a este nuevo modelo un total de 17 tiendas y para este 2018 prevé la adaptación de 13 establecimientos más. Estos cambios van acompañados de un cambio de enseña, pasando de Sorli Discau a Sorli.